El Protagonista del Futbol – El Juego

Para que un ser humano esté dispuesto a dar lo mejor de sí mismo en pos de una causa mayor, se necesita crear espacios donde se escuche más de lo que se habla.

 

Este principio es esencial en el fútbol ya que es un juego colectivo, cuyo resultado depende de la unión del equipo, y no solo del rendimiento individual.

 

Consecuentemente, para crear un rendimiento alto y sostenible es necesario ir más allá de lo físico, táctico, y técnico.

 

Es claro que estos factores nunca dejan de ser bases fundamentales. Sin embargo, cuando ya se está compitiendo en los más altos niveles, como en el fútbol élite profesional, estas bases ya no son suficientes para crear una ventaja competitiva.

 

En los más altos niveles de competencia es esencial trabajar en equipo y para trabajar en equipo, es necesario saber escuchar. La habilidad de escuchar nos abre las puertas a descubrir capas más profundas de nuestro potencial.

 

Ese descubrimiento nos lleva mucho más allá de nuestra lógica y análisis, y nos reconecta con lo instintual, con esa misma energía que nos hacía incansables cuando éramos niños.

 

Paradójicamente, es esa misma energía la que nos da esa ventaja competitiva en la alta competencia. El juego es el portal más eficaz para atraer el potencial del ser humano en el alto rendimiento. La pasión del juego naturalmente inspira a las personas a fluir y esforzarse al máximo.

 

Prácticamente, el juego asume un papel tan o más importante para el profesional del deporte que para el joven que está en desarrollo hacia el alto rendimiento.

 

La razón es que a medida que el ser humano madura, los patrones normales en la sociedad lo convierten en un ser más mental. Por eso no es difícil de comprender que en los niveles elites de competencia, el instinto es más útil que el intelecto.

 

Esto no quiere decir que el intelecto no es importante en el alto rendimiento, pero sí quiere decir que si el instinto depende de la autoridad del intelecto, el más alto potencial no va a fluir de manera óptima.

 

Para revertir este patrón, se debe enfatizar lo que es instintivo, o sea el juego, y convertir el intelecto en un estudiante de este durante el entrenamiento. El análisis del juego fluye más fácilmente cuando se prioriza el instinto antes del concepto (no viceversa).

 

A pesar de que todo jugador en el fútbol sabe que lo que más le gusta es jugar, y no tanto analizar e intelectualizar, no es raro ver a un entrenador dirigir en el fútbol profesional enfatizando más el conocimiento que el juego en sí.

 

Los entrenadores más sabios que he conocido, sin embargo, son los que hablan menos y escuchan más dentro del campo de juego. También son los que tienden a tener más longevidad en los equipos y sostenibilidad en el éxito.

 

En nuestro episodio 1 del Ser Fútbol Podcast, Oscar Pareja hace énfasis en este principio.

 

Regístrese en nuestro portal de Ser Futbol, ya que en los próximos días estaremos abriendo los canales para escuchar la perspectiva del profesor Pareja, finalista con el Orlando City en la última temporada de la MLS.

 

Para escuchar nuestra conversación con el profesor Pareja, suscríbase a
Ser Futbol Podcast

EXPLORE NUESTRO BLOG